La principal política de gestión de Codelco para enfrentar sus problemas: MENTIR

Ya es costumbre, que cada vez que Codelco deba enfrentar una dificultad o dar cuenta de los problemas de gestión que existe producto de sus erróneas decisiones, miente, sea al Congreso, a las Autoridades Gubernamentales, al País y a sus Trabajadores (as).

Las pruebas son muchas, pero una de las más descaradas en este último tiempo sin duda es,  la desfachatez con que engañaron a la Comisión de Minería de la Cámara de Diputados, respecto a la puesta en marcha de la Fundición de Concentrado, donde comprometieron un plazo de 60 días para reiniciar las operaciones de ésta, situación que todos sabemos no ocurrió, llevando a la fecha más de 180 días de retraso, lo que ha implicado un daño directo al país de más de US$ 80 millones, donde los únicos responsables son los administradores, quienes se han equivocado una y otra vez en sus decisiones.

Otra mentira y engaño, tiene relación al  desarrollo de sus proyectos estructurales, específicamente la Mina Chuquicamata Subterránea, la cual de tener un diseño inicial de 4 niveles, ha pasado a tener solo 3 niveles, cambiando con esto el plan de producción que implicó agregar a la inversión inicial: US$700 millones, hecho que tampoco han reconocido y menos publicitado con la verdad necesaria y que por muy por el contrario ya tiene planificada su inauguración para julio de este año, donde el mismo Presidente de la República dará el vamos.

Similar situación es lo que ocurrió cuando Codelco demandó a la Contraloría General de la República, donde lejos de reconocer sus errores, transparentar los contratos con terceros y dar cuenta de su gestión, prefirió esconder sus adjudicaciones y montos asociados, y descaradamente demandar a la Contraloría, desviando con esto el verdadero foco del problema respecto a cómo opera Codelco en relación a los contratos externos.

Las Leyes Laborales tampoco son directrices o normas que respete Codelco, acostumbrado a pagar multas por todas las infracciones, pero no corregir los incumplimientos denunciados, por el contrario, continua con las vulneraciones, violándolas reiteradamente, ninguneando a la Dirección del Trabajo, e incluso demandándola cuando los dictámenes de ésta no obedecen a los intereses de la Administración, como es impedir el derecho a huelga, al rechazar el porcentaje que la Autoridad competente definió respecto a los Servicios Mínimos.

A esto sumamos que la Administración actual de Codelco, no ha cumplido los Contratos Colectivos ni individuales de trabajo, obligando a los trabajadores (as) a realizar prácticas que no están señaladas en éstos, cambiarlos de una jornada a otra, no compensar reemplazos, negar el beneficio de salud, y buscar siempre artilugios para infringir cualquier norma de seguridad, higiene u otra que no se acomode a este estilo tirano de abusar y someter a los trabajadores (as) para esconder todos los problemas de gestión que hoy existen, y que son fruto de la forma de administrar de los actuales ejecutivos, donde a diario con descaro señalan que cumplen los Contratos Colectivos

En esta misma línea de farsas e invenciones de la Administración, se encuentra la declaración del Gerente General, Mauricio Barraza, quien manifiesta que Chuquicamata está produciendo al 50%, y si bien ha sobreexplotado a los trabajadores que no están en huelga, extendiendo sus turnos por más de 15 horas de trabajo, haciéndolos dormir en las áreas productivas (sin condiciones para esto) y obligándolos a reemplazar, ni con eso la  producción alcanza un tercio, ocasionando una pérdida diaria de US$ 6 millones según expertos del sector.

Lo que vuelven a demostrar quienes dirigen  Codelco, es que lejos de buscar la solución a sus conflictos, tratan de esconderlos y deslegitimarlos con mentiras, demostrando que su foco del negocio no es el futuro de la Estatal, sino posicionar una imagen de ejecutivos tiranos que lideran su empresa a través del miedo y la imposición.

Es por esto, que solicitamos al Gobierno de nuestro país y al Presidente de la República, Sebastián Piñera, que intervenga en este conflicto, poniendo término a esta seguidilla de farsas y mentiras, que solo han desprestigiado a nuestra empresa, sucumbiéndola en un escenario de inoperancia e incapacidad de gestión, donde lejos de primar la importancia del negocio, priman egos y figuraciones  personales, que nada aportan al avance y entendimiento.

Porque queremos Chuquicamata y tenemos un compromiso con el país, la Administración de Codelco debe ceder.

Fraternalmente

Directivas Sindicales.

PRECIO DEL COBRE US$/lb
ECONOMÍA
GALERÍAS DE FOTOS
AUSPICIADORES
USUARIOS
Total de Visitas
contador de visitas gratis
Usuarios Online
contador online